resistencia.corrinche@gmail.com

10 de noviembre de 2010

Encantando humanes que conviven con perres

Hace un par de meses un compa me platicó del "Encantado de perros" como una maravilla, un hombre que comparte por televisión sus secretos para la educación de les canes. Aunque en realidad no sabía bien a bien que esperar, la recomendación vino de un joven muy cercano que guía un grupo de perres Fila y Presa canario dedicades a la cacería; fue así que me pareció realmente interesante indagar sobre la propuesta del supuesto encantador. Cuando tuve oportunidad compré la copia pirata de la primera temporada del programa.

De entrada debo decir que me aventé los seis discos en una noche... literalmente me encantó porque me puso a pensar, y recordar, mi propia experiencia con les perres. Además de la facilidad cómica que tiene César Millan para mostrar la psicolgía que encierran los movimientos de cola, los sonidos y demás actitudes de les perres, el humano muestra una habilidad impresionante para el análisis sociológico y psicológico de la vida cotidina de les humanes y el impacto que ella tiene en la relación que entablan con les perres.

El argumento general del "Encantador de perros" es que les perres necesitan tres cosas: una autoridad a la cual seguir -educación-, ejercicio -paseos diarios bien guiados- y cariño. Así, a través de la intervención en el espacio -normalmente doméstico- de quienes solicitan su ayuda, evidencia el gran error de les humanes que conviven con perres: les humanizames, les consentimes y les tornames chamaques chillones y berrinchudes que sólo saben demandar atención o imponer su voluntad porque el contexo -humano- en el que viven les niega su naturaleza; su naturaleza grupal con liderazgo.

Personalmente recomiendo que quienes conviven con perres se informen de la propuesta de César Millan pues me parece que es buena por simple y, sin embargo, totalmente desconstructora de la psicología humana para dar origen a la psicología de les perres. En fin, que sirva la entrada para discutir el antropocentrismo con el que estames acostumbrades a mirar la realidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero es que hay mascotas que no solo conviven con el humano, sino que utilizan estratégias humanas para conseguir lo que quieren. Algunas literalmente pelean por la atención o el buen trato humano (a veces contra otros humanos menos queridos en casa), que me preguntaría ¿que tan conveniente es es para la propia mascota el que aprenda, por ejemplo, a hacer berrinches, si eso funciona entre humanos? un saludo

Anónimo dijo...

Pero es que hay mascotas que no solo conviven con el humano, sino que utilizan estratégias humanas para conseguir lo que quieren. Algunas literalmente pelean por la atención o el buen trato humano (a veces contra otros humanos menos queridos en casa), que me preguntaría ¿que tan conveniente es es para la propia mascota el que aprenda, por ejemplo, a hacer berrinches, si eso funciona entre humanos? un saludo

Avril Manumisarquista dijo...

Hola Anónime, gracias por dejar tu comentario. La verdad no sé si entiendo tu planteamiento, pero siguiendo tu línea pienso que:

+ efectivamente les animales conviven entre elles y establecen relaciones de poder al interior del núcleo humano
+ en ese sentido, y partiendo de que la lógica de relación dominante es la humana, las jerarquías se reproducen pero con las desventajas del esquema originario: el humano
+ creo que no es conveniente que les perres aprendan dinámicas humanas como las que creemes que nes "funcionan"
+ así, creo que para explicar la propuesta de Millán es necesario poner en cuestión la lógica de las relaciones de poder entre grupos humanes para, después, imaginar otro tipo de relación entre especies